Caminar ayuda a esta mujer a pensar

«Caminar me da serenidad», dice la ultramarchista Yolanda H.

Hice mi primer 5 000 cuando cumplí los 40 porque un amigo me lo propuso que hiciéramos una marcha solidaria. Me encantó la atmósfera, la gente animándome y la maravillosa sensación de cruzar la meta. Al día siguiente, me dolía todo hasta el punto de que casi no podía andar, pero me sentía genial.

Yolanda H.

Corona (EE. UU.)

  • Forma física

Los consejos de Yolanda

Nadie mejor que Yolanda H., una mujer de 57 años de Corona (California), puede dar fe de que a pequeños pasos se puede llegar muy lejos. «Hice mi primer 5nbsp000 cuando cumplí los 40 porque un amigo me propuso que hiciéramos una marcha solidaria», dice. «Me encantó la atmósfera, la gente animándome y la maravillosa sensación de cruzar la meta. Al día siguiente, me dolía todo hasta el punto de que casi no podía andar, pero me sentía genial.» Poco tiempo después marchaba maratones enteras.⏎⏎Cuando Yolanda cumplió los 50 decidió marcarse un nuevo desafío. Dado que le encantaba marchar en maratones se propuso hacer 50 en 50 semanas. Hizo eso y más. «Hice 65 maratones ese año, incluidas algunas ultramaratones que consisten en 50 kilómetros por las montañas», afirma. Y siguió superándose: el año siguiente hizo 77 maratones y empezó a interesarse por los récords mundiales. «Tengo un amigo que hace maratones y tiene cinco récords Guinness», comenta. «¡Me inspiró para conseguir el mío propio!» Se puso en contacto con Guinness y descubrió que una mujer italiana tenía el récord de maratones de 100 en un año. Así que en 2010 Yolanda se propuso batir ese récord y marchó 106 maratones y ultramaratones. Dos años más tarde batió su propio récord haciendo 120. «Quería demostrar que un “power walker” podía ser tan competitivo como un corredor», afirma.⏎⏎Las caminatas adquirieron una perspectiva más personal y cobraron aún más sentido cuando su madre murió de diabetes en 2013. «La echaba mucho de menos y quise sensibilizar a la gente de que algo tan sencillo como caminar y cambiar los hábitos alimentarios puede ayudarte a prevenir la diabetes tipo 2», dice. Así nació Extreme Walk 4 Diabetes (marcha extrema por la diabetes). Ha marchado desde el Valle de la Muerte hasta Las Vegas y desde Laguna Beach hasta San Francisco (una distancia de más de 800 kilómetros) para difundir por el mundo los increíbles beneficios para la salud que se obtienen al poner un pie delante del otro.⏎⏎Si bien alguien que camina tanto como Yolanda podría parecer la persona perfecta para llevar un dispositivo Fitbit, hasta principios de este año no empezó a hacerlo. «Me regalaron un Fitbit One por Navidad y enseguida me enamoré de sus desafíos», dice. Hasta la fecha de esta entrevista Yolanda ha registrado 8 644 552 pasos, y no parece que vaya a bajar el ritmo. «Estoy intentando marchar una maratón diaria en 2015, lo que me lleva unas 7 horas al día», asegura. «Caminar me serena. Cuando empiezo una maratón pienso en una discusión o problema que parece enorme, pero después de caminar y recapacitar tanto, a las seis horas deja de ser un motivo de preocupación.»

DÉJATE DE EXCUSAS

«Hay 100 razones por las que no salir a caminar y 1 000 por las que sí hacerlo», dice. «Si te dejas de excusas, lo lograrás.»

MÁRCATE UN OBJETIVO

«Si no tienes algo por lo que esforzarte, no puedes ni soñar con lo que vas a lograr», explica. «La meta no tiene que ser muy ambiciosa, puede ser caminar 30 km a la semana, pero la necesitas para mantenerte centrado.»

OBTÉN LA ENERGÍA DE FUENTES NATURALES

«Antes comía M&Ms durante las marchas, pero me venía abajo y necesitaba más», asegura Yolanda. «Ahora prefiero el chute de energía que me da la fruta. Como naranjas, uvas o kiwis, que me mantienen vigorosa.»

Los consejos de Yolanda

DÉJATE DE EXCUSAS

«Hay 100 razones por las que no salir a caminar y 1 000 por las que sí hacerlo», dice. «Si te dejas de excusas, lo lograrás.»

MÁRCATE UN OBJETIVO

«Si no tienes algo por lo que esforzarte, no puedes ni soñar con lo que vas a lograr», explica. «La meta no tiene que ser muy ambiciosa, puede ser caminar 30 km a la semana, pero la necesitas para mantenerte centrado.»

OBTÉN LA ENERGÍA DE FUENTES NATURALES

«Antes comía M&Ms durante las marchas, pero me venía abajo y necesitaba más», asegura Yolanda. «Ahora prefiero el chute de energía que me da la fruta. Como naranjas, uvas o kiwis, que me mantienen vigorosa.»

Compra los productos de las historias